Esta tienda utiliza cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar su experiencia en nuestros sitios.

aceptar
Cuadros eléctricos: características, tipos y usos

Cuadros eléctricos: características, tipos y usos

Si quieres comprar uno o varios cuadros eléctricos industriales para tu empresa y aún no sabes cuál es la mejor opción, no te preocupes, en este artículo desgranamos qué tipos de cuadros eléctricos existen, para qué sirven cada uno de ellos y por qué te deberías decantar por una u otra opción atendiendo a tus necesidades. ¡Empezamos!

Características a tener en cuenta a la hora de elegir un cuadro eléctrico

Lo primero que tenemos que hacer es saber cuáles son los aspectos a considerar cuando vamos a comprar un cuadro eléctrico:

¿Qué es lo que va a proteger este armario eléctrico? La respuesta a esta pregunta nos dará datos relevantes como las dimensiones o el grado de protección que necesito en mi armario eléctrico. No es lo mismo una caja de fusibles estándar que un armario eléctrico industrial del que depende el funcionamiento de una máquina vital para una fábrica.

Materiales del armario eléctrico: en entornos industriales, que es en los que estamos especializados, los cuadros eléctricos metálicos se llevan la palma, siendo el acero inoxidable y el acero templado los más demandados por las empresas. 

Grado de protección: IP55 (no se evita que entre el polvo pero la cantidad que entra es ínfima, de tal manera que no va a interferir en el funcionamiento del equipo), IP65 (protección contra el contacto y hermético al polvo) e IP66 (protección total contra la entrada de polvo y chorros de agua) son los grados de protección a tener en cuenta.

Instalación: ¿Estamos ante una instalación sencilla como ocurre con los armarios eléctricos con placa de montaje incluida, o requiere de unos conocimientos especiales o un servicio de instalación por parte de la empresa.

Tiempo de entrega: sabemos, de primera mano, de la importancia de poder disponer del cuadro eléctrico lo antes posible desde que se realiza la compra. Las empresas, muy especialmente las empresas industriales, no se pueden permitir el lujo de esperar grandes períodos de tiempo sin el armario eléctrico instalado. Por eso, el plazo de entrega suele jugar un papel fundamental a la hora de comprar un armario eléctrico.

Qué tipos de armarios eléctricos hay y para qué sirven

Dependiendo de dónde vaya a ir instalado nuestro cuadro eléctrico y las necesidades que vaya a cubrir en mi empresa o domicilio, podríamos ubicarlo en una de estas 5 categorías de armarios eléctricos:

Cuadros eléctricos de distribución: ideales para proteger equipos que albergan magnetotérmicos y diferenciales, además de garantizar la protección de las personas a su alrededor.

Cuadros eléctricos de control: con ellos se configura y se protege los distintos circuitos en los que se divide una instalación.

Cuadros eléctricos de protección: los armarios de protección o cuadros de protección sirven, normalmente, para proteger a equipos vinculados a la denominada alta tensión.

Cuadros eléctricos de control de motores:  los armarios de control de motores son muy frecuentes en fábricas y plantas industriales. Son muy importantes, ya que a veces un solo cuadro es el punto de control para el arranque y el correcto funcionamiento de los motores. Como su propio nombre indica, su principal cometido es la protección de motores.

Cuadros eléctricos de servidores: especializados en la protección de servidores, los de hay de todos los tamaños. Pregúntale a Jeff Bezos a ver cómo de importante son los servidores para su empresa. Seguramente sea mucho más consciente que muchas empresas de la importancia tener sus servidores a buen recaudo.

Tipología de armarios eléctricos por diseño externo

Aunque acabamos de hacer una categorización por el tipo de armario eléctrico, atendiendo a la funcionalidad de cada uno de ellos, es cierto que los cuadros eléctricos también se pueden agrupar teniendo en cuenta su diseño externo: tipo caja, pupitre, amario, o multicaja.

Actualizar los cuadros eléctricos de tu empresa

Existe la creencia de que los armarios eléctricos no deben actualizarse. Pues bien, nada mas lejos de la realidad. Renovar a tiempo los cuadros eléctricos te ahorrará innumerables problemas y dotará a tu empresa de unas cuantas ventajas, las cuales enumeramos a continuación:

Disminución de riesgos de accidentes labores relacionados con causas eléctrica.

Reducción de paradas indeseadas.

Aumento de la productividad.

Ahorro sustancial en mantenimiento: tiempo y dinero.

Mejor aprovechamiento del consumo energético.

Amortización rápida de la inversión.

Arriba
Menú
Cerrar
Carrito
Cerrar
Volver
Cuenta
Cerrar